Toma de datos

Afortunadamente la globalización de la información y la transparencia informativa en muchos ámbitos públicos y privados  permiten al consultor recopilar información previa de enorme valor para aproximarse al organismo objeto de estudio, con un esfuerzo relativo.

Independientemente del alcance del trabajo, la consultoría en el ámbito documental obliga necesariamente a conocer con cierta precisión información corporativa. La realidad documental refleja perfectamente la “historia del organismo” y su proyección. Como se ha comentado en algunas entradas el consultor no es un sabio de bola mágica y por lo tanto debe seleccionar fuentes de información provechosas para su actividad.

Por economía de esfuerzo personalmente recomiendo una primera aproximación consultando las páginas webs corporativas donde es más que probable encontrar:

En Administraciones Públicas,

  • Estructura orgánica
  • Competencias y organización funcional
  • Legislación y normativa
  • Catálogos de procedimientos
  • Administración electrónica
  • Informes y estadísticas
  • Centro de documentación, biblioteca y archivo
  • Cartas de servicio
  • Sedes
  • Publicaciones
  • Enlaces de interés
  • Noticias

 En el ámbito de la empresa privada igualmente es habitual encontrar en sus páginas web:

  • Información para accionistas e inversores (memorias, informes anuales, resultados, comunicados…)
  • Misión
  • Organización y estrategia
  • Líneas de actividad, sectores, soluciones y servicios
  • Cultura y responsabilidad corporativa
  • Calidad
  • Legislación y normativa
  • Centro de documentación
  • Fundaciones
  • Publicaciones
  • Notas de prensa, archivos de noticia e historia de la entidad

 En la mayoría de las ocasiones sólo con estos puntos de acceso, es más que suficiente para obtener una visión bastante completa.

Cuando el consultor entre en contacto con el organismo que requiere sus servicios debe disponer de una “cultura general” sobre la organización y el sector en el que desarrolla su actividad. No debemos “quemar cartuchos” en los contacto personales con miembros de la organización para recopilar información que es fácilmente accesible.

Esta aproximación es necesaria para evitar importunar a nuestros interlocutores con datos que son públicos. Los contactos presenciales se reservan para profundizar en aquella información valiosa que no se puede conocer desde fuera de la propia organización.

Seguimos en las siguientes entradas profundizando sobre las fuentes de información para el consultor documental.

Emilio Sanz, fecit.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies