gestor de información

Empecemos este post apoyándonos en tópicos. Voy a inventarme el inicio de una novela que, igual algún día, me da por escribir. De momento con que me sirva para poner en marcha el contenido de hoy es más que suficiente.

Erase una vez…

Un usuario de tu archivo, biblioteca o centro de documentación se cruza contigo en un pasillo, se para y te comenta en voz baja…

Usuario: Oiga, sepa usted que vivimos en la era de la información y, claro, la información es poder. Por lo tanto, si usted es un Gestor de Información, usted es un tipo con mucho poder ¿no?

Gestor de Información: No lo dude. Pero lo más importante, es que le puedo ayudar a mejorar sus resultados si me permite conocer un poco mejor sus necesidades de información… 

Ya he escrito muchas veces que no hay que inventar la rueda. En la esencia de otras profesiones paralelas que trabajan en nuestros ámbitos profesionales, encontramos muchas herramientas y métodos que, inteligentemente, podemos adaptar para mejorar los servicios prestados.

Gestor de Información y también Consultor Comercial de Información

Las estrategias comerciales no “cortoplacistas” que basan sus fortalezas en la relación prolongada en el tiempo con sus clientes, son un modelo a seguir como prestadores de servicios de información. Creo que este es un buen método a emplear.

Esto  obliga al gestor a adquirir un cierto papel protagonista en la venta activa de los servicios a sus usuarios. Nos trasformamos un poco en Consultores Comerciales de Información.

Las cuatro fases del proceso comercial de la información

Tomando como referencia la propuesta de Cosimo Chiesa, podemos resumir el proceso en:

  • Atraer al usuario con publicidad, promociones o acciones de marketing. Incluso podemos informarle de forma directa sobre los servicios que prestamos y los beneficios que podemos trasladarle en el contexto de su actividad diaria como consumidor y usuario de la información de nuestra organización.
  • Vender los servicios de información, evitando olvidar a nuestro usuario cuando ha utilizado los servicios de nuestro catálogo.
  • Satisfacer para intentar que repita su pauta de consumo de información una y otra vez. Es la base para construir una relación duradera
  • Fidelizar, es el objetivo final. No olvides siempre dar un poco más de lo que espera.

Con este modelo consigues que tus usuarios entiendan el valor de tu trabajo, lo defiendan y, lo más importante, justifiquen la necesidad de contar con estos servicios en la organización.

Seguiremos comentando más ideas.

Emilio Sanz / www.conocimientopractico.es  / @InfoPractico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies