innovación

Comentábamos en la entrada anterior que si has sido capaz de innovar debes explicarlo, ya que, de lo contrario, esa innovación en el servicio no dará sus frutos y corre el riesgo de convertirse en un esfuerzo estéril que ha costado tiempo y dinero.

Podemos apoyarnos en un guión básico que nos permita trasladar de forma ordenada las ideas esenciales, facilitando la difusión y comprensión de la nueva aportación.

Quién

En primer lugar debemos dejar claro a quién va dirigida esta innovación y quien será su usuario habitual. Puede ser algo muy genérico y horizontal o, por el contrario, muy específico. También, por economía de esfuerzo, podemos apoyarnos inicialmente en un grupo reducido como estrategia para demostrar sus beneficios y, a partir de los resultados, aumentar el segmento de usuarios/clientes.

Qué

Si hemos identificado con claridad a nuestro grupo natural de usuarios, debemos hacer el siguiente esfuerzo, que consiste en explicar muy bien en qué consiste la innovación que presentamos y, sin tecnicismos, qué ventaja tiene esto frente al modelo de servicio actual, por poner un ejemplo.

Porqué

Ahora toca dejar muy claros los beneficios frente a otras alternativas.

Si ha captado la atención de sus usuarios hasta ahora, tiene una parte muy importante del camino recorrida, aunque todavía la explicación no está completa.

Seguimos comentando en la próxima entrada.

Emilio Sanz / www.conocimientopractico.es  / @InfoPractico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies