Motivación de equipos

El análisis, valoración, ejecución y cierre de proyecto implica no sólo la existencia de un método de gestión de proyecto cualificado y cuantificado sino la existencia de un modelo de relaciones sociales en el equipo que participa en el proyecto.

No pretendo en este momento abordar este más que interesante tema, ya que actualmente estamos centrados en aspectos más técnicos de la metodología básica de gestión de un proyecto de naturaleza documental, si bien en un futuro trataremos el mismo.

La motivación es un factor que no se debe descuidar por parte del responsable de proyecto. Conseguir configurar y mantener un equipo de alto rendimiento es probablemente un activo estratégico en un equipo de proyecto y no resulta fácil conseguirlo.

En el momento de asignar las tareas en tu equipo de trabajo debes tener presente algunos factores que favorecen la motivación:

  • Evita, en la medida de lo posible, asignar tareas sin valor añadido, rutinarias y que la persona domine.
  • Platea retos y haz que su equipo crezca profesionalmente.

Atención, no olvide el impacto de las curvas de aprendizaje en el conjunto del proyecto, el profesional es menos productivo, vigile el equilibrio, sin poner el riesgo nuestra meta de calidad, plazo y coste.

Un equipo motivado es un equipo sano y preparado para asumir retos y superar dificultades.  Conseguir esto es una prioridad para el responsable de proyecto, así como mantenerlo en el día a día.

Un dicho popular dice algo así como que es más fácil subir una vez en tu vida al Everest que rezar todos los días a los dioses.

Emilio Sanz, fecit.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies