Solución de problemasExisten tres posibles opciones para afrontar un problema y no hay ninguna más:

  • 1.- No hacer nada
  • 2.- Reflexionar y asumirlo
  • 3.- Trabajar para crear las condiciones que permitan cambiar la situación inicial

Esta guía puede parecer una broma o su título algo cómico, pero la reflexión de hoy puede ser un punto de partida útil para mucha gente. El contenido se inspira en una serie de comentarios y debates de un curso de formación al que asistí este año. Se trata, sencillamente, de la actitud que tome ante el problema y de asumir su resultado.

En el primer grupo, el que no hace nada, se suelen situar los que se quejan y no aportan soluciones.

El segundo grupo es el que nos interesa y del que obtenemos opciones interesantes. Habrá un grupo de personas que reflexionarán sobre el problema y sus consecuencias, llegando a la conclusión de que lo más útil, una vez que se conoce la naturaleza del mismo y su alcance, es convivir con el problema.

Por otro lado está el grupo de personas que consideran que se debe trabajar para cambiar la situación de partida y, al menos, se esfuerzan por intentar conseguirlo.

Si tiene un problema en su proyecto, considere una de las tres opciones y responsabilícese del resultado.

Emilio Sanz, fecit.


 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies