Jefe de proyecto

Simplificando el enfoque, me atrevo a decir que existen dos tipos de jefe de proyecto: el que realmente lo es y el que es nombrado como tal, pudiendo serlo o no. Personalmente, he compartido experiencias con magníficos jefes de proyecto, pero también he sufrido las consecuencias de jefes, etiquetados como tal, que no lo son.

En la última entrada destacábamos la faceta del gestor de información perfecto como un excelente técnico. La tendencia natural del desarrollo profesional pasa por esa primera etapa que consiste en formarse intensamente en la teoría y en la práctica. Nuestro gestor de información perfecto asumirá cada vez más responsabilidades. Verá las dificultades como retos y cada vez que aflore una incompetencia, la etiquetará como una oportunidad de mejora. Priorizará esa situación y aplicará su mejor receta: formación + motivación, para transformar esa incompetencia en una nueva competencia.

¿Por qué esta fórmula sencilla no es aplicada por todos? Básicamente porque ese enfoque supone esfuerzo. Esfuerzo personal sin resultados a corto plazo. Es una siembra constante que prepara el terreno del futuro jefe de proyecto. Ocurre muy a menudo que el técnico se encuentra en un ámbito de confort, ejerciendo su trabajo bajo la dirección de alguien que le dice qué debe hacer, cuándo y con qué medios, si su jefe de proyecto es competente. Pero, a menudo también, puede estar sumido en un caos porque debe sufrir a uno de esos jefes de proyecto refugiado en un título y en una cortina de humo.

La organización ya sabe que nuestro gestor de información es un buen técnico, pero ahora le plantean un salto cualitativo y cuantitativo en su carrera: responsabilizarse de un proyecto, dirigir personas, emplear medios y cumplir con un presupuesto, un plazo de ejecución y una calidad de servicio o producto final. En ese momento, el proceso de siembra adquiere mucho valor y hace posible que el gestor de información perfecto ejerza como jefe de proyecto en un archivo, biblioteca o centro de documentación o información. Lo hará mejor o peor, pero su esfuerzo previo le permitirá reducir el umbral de error frente a otros, que verán aflorar todas sus incompetencias en un entorno casi ingobernable.

Sin embargo, nuestro gestor de información perfecto va más allá de ser un buen técnico y un excelente jefe de proyecto. Es un líder que toma la iniciativa, transforma, e innova y para ello necesita más facetas que iremos descubriendo. La próxima: el gestor de información como vendedor.

Emilio Sanz, fecit.

4 Responses to El gestor de información perfecto: El jefe de proyecto

  1. Anabella Barroso dice:

    Me ha gustado el planteamiento de tener que dar un salto cualitativo y cuantitativo, tener que responsabilizarse e incluso abrir la posibilidad de liderar y tomar iniciativas. En estos momentos creo que lo que necesitamos es gente que se atreva y se arriesgue.

  2. Emilio Sanz dice:

    Buenos días Anabella, bienvenida y gracias por tu comentario.

    Comparto tu opinión. Frente a un contexto externo complejo, más allá de asumirlo sin más, existe además la opción personal de tratar de aventurarse más allá de los límites conocidos o establecidos.

    Desde mi punto de vista, innovar supone asumir riesgos, pero no es un terreno propicio para el que le gusta andar por terrenos firmes. Aunque, visto lo visto, cada vez hay menos terreno seguro y debemos empezar a movernos con más frecuencia por lodazales.

    Velocidad, innovación, fracasos fugaces, decisiones en contextos ambiguos, resultados tangibles, ahorro de costes, inteligencia y conocimiento, tolerancia al estrés, orientación al servicio, excelencia, cumplimiento de compromisos y mucho, mucho trabajo son algunos de los compañeros de viaje para los que estén dispuestos a traspasar fronteras.

    Eso sí, profesionalmente te reinventas.

    Todos los éxitos nacen cuando nos atrevemos a comenzar. Feliz viaje para el que se atreva 🙂

  3. Dan Villanueva dice:

    Hola Emilio, estoy de acuerdo con tu post, y me parece muy atinada, así como también me parece un corolario extraordinario el último párrafo de tu respuesta a Anabella, solo me faltaría comentar que un Gestor de la Información tiene la necesidfad de buscar lo mejores caminos y hasta inventarlos si es necesario con tal de sacar adelante los proyector, y algo súper importante, teien la necesidad de ser un extrordinario vendedor.

    Saludos.

    Dan Villanueva

  4. Emilio Sanz dice:

    Gracias por tu comentario Dan. estoy convencido que una parte de las soluciones está en la proactividad, no todas, pero si una parte y esta es una época donde debemos hacer uso de todo lo disponible para obtener más resultados. Efectivamente vamos a abordar próximamente la actitud de “vendedor” como una cualidad más del gestor de información perfecto. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR